AnderGraund


lunes, junio 09, 2003  

...Y bien… escribo esto, no con la intención de… bueno, escribo esto sin ninguna intención –ni buena, ni mala –simplemente por que el tiempo así lo marca.

¿Por donde empezar? Quizás por un “Querida V…” o un “Amada mía…”. Esta bien, empecemos así…

V querida: he tenido el tiempo suficiente para pensar las cosas bien y como son. Tomar una taza de café, una copa de un no muy buen vino, observar tus fotos y dar marcha a la cinta que gravo nuestros momentos mas (in)felices. No escribo esto (como ya lo dije) con alguna intención, no quiero regresar, no quiero que sigamos separados, es mas, no quiero nada.

“¿Quién desea vivir sin amor, soportando el peso de una situación prosaica y repetida? Entonces uno se enconcha en una suerte de masoquismo y no deja de pensar en la derrota, en la decepción que significa de pronto verse solo y para siempre.”

Te escribo por que se que eres mi amiga, mi única y mas fiel confidente, la persona que tiene mi confianza a un cien-por-ciento. En si, esto no dice nada, solo alardeo y copio párrafos ya escritos (frases hechas).
Mi intención es darte a conocer mi estado emocional: que sin mas que decir, mi estado es de lo peor. Hace ya días que dudo en dormir, mas que duda por el miedo que da el pensar que a la mañana siguiente amaneceré muerto, es miedo al pensar que alguna otra persona me lastimara de la misma forma que tu lo hiciste, que no será el mejor día, que no tendré éxito en mis proyectos y eso me conducirá sin duda, a perder la cabeza una ves mas.

Dejándonos de sentimentalismos guarros, pasamos a lo “otro” (¿pero, por que digo “otro"? ¿Acaso hay “otro” tema que tratar? ¿Alguna aclaración? ¿Alguna carta de suicidio con suficientes faltas de ortografía como para ser imposible de interpretar?). Lo “otro” no es nada mas que quejas, sollozos, lagrimas y muchos gritos. Regaños imposibles, dolores estomacales, mal aliento y actos a regañadientes.

“No es que no te quiera, lo que pasa es que te quiero demasiado.”

Si, si, se que siempre actué como un tonto, como un niño idiota y posesivo, como un gran macho mexicano como los de las películas, algo así como Mario Almada tratando a Lola la trailera. Me entristece mucho tu partida, me entristece mucho más que hayas partido de mí antes de tiempo.

“Hay un pájaro que vuela, en busca de su jaula.”

No tomes esto como una carta mas, no quiero que esto quede en tu memoria, y que cuando lleguemos a viejos, me recuerdes día tras día la estupida carta que, bajo el influjo de algunas drogas, te escribí.

Ya van varios párrafos aun no se que es lo que quiero llegar, o bueno, perdón, creo que ya lo dije, esta carta no tiene una fin.

Creo que el motivo era decir cuanto te quiero, decirte que es lo que busco en una relación y no en una mujer. Decirte cuanto te adoro y lo bobo que fui, pero bien, al parecer ya no es tiempo de eso, las cosas ya pasaron (Y José José lo canta muy bien “…Ya lo pasado pasado… a nadie le interesa.") y no hay nada que hacer, excepto, disculparme (¿Por qué? solo Tu lo sabrás.).

“Ahora tu eres la boba, te adoro, tonta. You are not my first love, but you are my last. Nuca volveré a enamorarme, nunca haré el amor con nadie más. Nunca.”

Entre tantas noches en vela, pensaba en la loca idea de escribirte un libro, quizás dos: el primero hablara de todas aquellas cosas que pasamos juntos, y el segundo: de todas aquellas que no pasamos. Tenlo por seguro, que el segundo será todo un éxito literario, me nominaran el Best séller como a C. C. Sánchez (risas). Y si, no te preocupes, prometo mandarte una copia cuando salga, y yo mismo la firmare y la dedicare a ti y a tu familia.

¿Qué eso del amor es pa’los tontos? La verdad, yo creo que si. ¿Qué el amor es solo un montón de odio acumulado? Tal ves, y si así lo es, ahora mismo yo tengo mucho amor que entregar.

En casa aun se habla de ti, entre mis amistades se rumoran noviazgos fugaces con gentes fanáticas mías, con aduladores y una que otra fiel oveja de mi rebaño. Personas con carros cuatro puertas, con insectos voladores y con drogadictos resultantes de accidentes automovilísticos. ¿Qué si me importa? No, nada que ver, tu vive tu vida, a mi me tienes sin cuidado.

“Un clavo saca otro clavo.”

¿Podrá ser eso cierto? Pasa el tiempo, giran las agujas del reloj, nacen, crecen, se reproducen y mueren ¿Es acaso ese un ciclo de vida? ¿Todo es tan rutinario y estamos ya todos predestinados a hacer lo mismo? Hubo quien menciono que solo somos “maquinas de dios”, juguetes baratos en forma a nuestro creador, figuras de acción de poca calidad. Nosotros somos el Action-Man de nuestra propia película (y como ha de ser; un completo churro mexicano).

“El tiempo lo cura todo.”

Primero, para empezar, el tiempo no cura nada. El tiempo es como las pastillas Graneodin; no arreglan nada, solo ocultan el dolor disfrazándolo con anestésicos (Mujeres, drogas, hombres, amigos. Esto seria interpretándolo en la vida cotidiana).

Extraño tu sexo, tus muslos firmes, tus brazos delgados y blancos. Extraño tus besos (¿te lo dije? Nadie besa como tu, nadie besa con tanta dulzura y sexualidad). Extraño esos senos firmes y adornados con lunares de color marrón y negro, tus pezones rosas y pequeños: tan delicados y finos. Esos son unos pechos discretos, perfectos. Perfectos. Extraño nuestras formas. Nuestros momentos en la oscuridad. Nuestras noches. Nuestros días. Extraño tus sentimientos indescifrables, tus señales de amor en clave Morse y las señales de auxilio. Las risas. El llanto. Los fluidos. El sabor. El amor. El calor. Tu vientre blanco color leche. Tu ombligo…

“Lo mas hermoso es hacer uno de dos.”

Sin duda alguna, sin duda alguna.

¿Recuerdas los juegos debajo de las cobijas? ¿La colchoneta impregnada de ti y de mí? La alfombra bañada por nuestro sexo expuesto.

Esto no tiene un fin, odio los finales y mas si son felices.
No te digo adiós, ni hasta luego. Simplemente te digo que… nada termina…

Escrito por el saurosd como a eso de las... 3:04 p. m.
lunes, junio 09, 2003
...Y bien… escribo esto, no con la intención de… bueno, escribo esto sin ninguna intención –ni buena, ni mala –simplemente por que el tiempo así lo marca.

¿Por donde empezar? Quizás por un “Querida V…” o un “Amada mía…”. Esta bien, empecemos así…

V querida: he tenido el tiempo suficiente para pensar las cosas bien y como son. Tomar una taza de café, una copa de un no muy buen vino, observar tus fotos y dar marcha a la cinta que gravo nuestros momentos mas (in)felices. No escribo esto (como ya lo dije) con alguna intención, no quiero regresar, no quiero que sigamos separados, es mas, no quiero nada.

“¿Quién desea vivir sin amor, soportando el peso de una situación prosaica y repetida? Entonces uno se enconcha en una suerte de masoquismo y no deja de pensar en la derrota, en la decepción que significa de pronto verse solo y para siempre.”

Te escribo por que se que eres mi amiga, mi única y mas fiel confidente, la persona que tiene mi confianza a un cien-por-ciento. En si, esto no dice nada, solo alardeo y copio párrafos ya escritos (frases hechas).
Mi intención es darte a conocer mi estado emocional: que sin mas que decir, mi estado es de lo peor. Hace ya días que dudo en dormir, mas que duda por el miedo que da el pensar que a la mañana siguiente amaneceré muerto, es miedo al pensar que alguna otra persona me lastimara de la misma forma que tu lo hiciste, que no será el mejor día, que no tendré éxito en mis proyectos y eso me conducirá sin duda, a perder la cabeza una ves mas.

Dejándonos de sentimentalismos guarros, pasamos a lo “otro” (¿pero, por que digo “otro"? ¿Acaso hay “otro” tema que tratar? ¿Alguna aclaración? ¿Alguna carta de suicidio con suficientes faltas de ortografía como para ser imposible de interpretar?). Lo “otro” no es nada mas que quejas, sollozos, lagrimas y muchos gritos. Regaños imposibles, dolores estomacales, mal aliento y actos a regañadientes.

“No es que no te quiera, lo que pasa es que te quiero demasiado.”

Si, si, se que siempre actué como un tonto, como un niño idiota y posesivo, como un gran macho mexicano como los de las películas, algo así como Mario Almada tratando a Lola la trailera. Me entristece mucho tu partida, me entristece mucho más que hayas partido de mí antes de tiempo.

“Hay un pájaro que vuela, en busca de su jaula.”

No tomes esto como una carta mas, no quiero que esto quede en tu memoria, y que cuando lleguemos a viejos, me recuerdes día tras día la estupida carta que, bajo el influjo de algunas drogas, te escribí.

Ya van varios párrafos aun no se que es lo que quiero llegar, o bueno, perdón, creo que ya lo dije, esta carta no tiene una fin.

Creo que el motivo era decir cuanto te quiero, decirte que es lo que busco en una relación y no en una mujer. Decirte cuanto te adoro y lo bobo que fui, pero bien, al parecer ya no es tiempo de eso, las cosas ya pasaron (Y José José lo canta muy bien “…Ya lo pasado pasado… a nadie le interesa.") y no hay nada que hacer, excepto, disculparme (¿Por qué? solo Tu lo sabrás.).

“Ahora tu eres la boba, te adoro, tonta. You are not my first love, but you are my last. Nuca volveré a enamorarme, nunca haré el amor con nadie más. Nunca.”

Entre tantas noches en vela, pensaba en la loca idea de escribirte un libro, quizás dos: el primero hablara de todas aquellas cosas que pasamos juntos, y el segundo: de todas aquellas que no pasamos. Tenlo por seguro, que el segundo será todo un éxito literario, me nominaran el Best séller como a C. C. Sánchez (risas). Y si, no te preocupes, prometo mandarte una copia cuando salga, y yo mismo la firmare y la dedicare a ti y a tu familia.

¿Qué eso del amor es pa’los tontos? La verdad, yo creo que si. ¿Qué el amor es solo un montón de odio acumulado? Tal ves, y si así lo es, ahora mismo yo tengo mucho amor que entregar.

En casa aun se habla de ti, entre mis amistades se rumoran noviazgos fugaces con gentes fanáticas mías, con aduladores y una que otra fiel oveja de mi rebaño. Personas con carros cuatro puertas, con insectos voladores y con drogadictos resultantes de accidentes automovilísticos. ¿Qué si me importa? No, nada que ver, tu vive tu vida, a mi me tienes sin cuidado.

“Un clavo saca otro clavo.”

¿Podrá ser eso cierto? Pasa el tiempo, giran las agujas del reloj, nacen, crecen, se reproducen y mueren ¿Es acaso ese un ciclo de vida? ¿Todo es tan rutinario y estamos ya todos predestinados a hacer lo mismo? Hubo quien menciono que solo somos “maquinas de dios”, juguetes baratos en forma a nuestro creador, figuras de acción de poca calidad. Nosotros somos el Action-Man de nuestra propia película (y como ha de ser; un completo churro mexicano).

“El tiempo lo cura todo.”

Primero, para empezar, el tiempo no cura nada. El tiempo es como las pastillas Graneodin; no arreglan nada, solo ocultan el dolor disfrazándolo con anestésicos (Mujeres, drogas, hombres, amigos. Esto seria interpretándolo en la vida cotidiana).

Extraño tu sexo, tus muslos firmes, tus brazos delgados y blancos. Extraño tus besos (¿te lo dije? Nadie besa como tu, nadie besa con tanta dulzura y sexualidad). Extraño esos senos firmes y adornados con lunares de color marrón y negro, tus pezones rosas y pequeños: tan delicados y finos. Esos son unos pechos discretos, perfectos. Perfectos. Extraño nuestras formas. Nuestros momentos en la oscuridad. Nuestras noches. Nuestros días. Extraño tus sentimientos indescifrables, tus señales de amor en clave Morse y las señales de auxilio. Las risas. El llanto. Los fluidos. El sabor. El amor. El calor. Tu vientre blanco color leche. Tu ombligo…

“Lo mas hermoso es hacer uno de dos.”

Sin duda alguna, sin duda alguna.

¿Recuerdas los juegos debajo de las cobijas? ¿La colchoneta impregnada de ti y de mí? La alfombra bañada por nuestro sexo expuesto.

Esto no tiene un fin, odio los finales y mas si son felices.
No te digo adiós, ni hasta luego. Simplemente te digo que… nada termina…


saurosd 3:04 p. m.

xxx
...
[ Simplemente un desperdicio mas de palabras, en este vasto mundo bloguita ]

name:Ander
location:somewere in Ense-nada, refujiado en la psicodelia y eternamente atrapado en la catarsis: su cuarto
e-m@il:mauroutoftime@hotmail.com
Cuentagotas...