AnderGraund


viernes, abril 30, 2004  

Por la Calle

Los hombres estaban sobre los techos de las casas simulando ser esfinges sagradas mientras observaban atentos la puesta del sol. Un joven delgado y con apariencia de hidrocefálico camina por la orilla de un río lleno de cabezas humanas flotantes, un río negro de sangre coagulada, un sonido de estertor maligno que deambula por las calles a sabiendas de que las mujeres impuras rondan cerca. Hombres golpeados por mujeres con muñones ensangrentados y pálidas por el tifo. Un niño que cuelga de una casa de dos aguas con rumor de maleza.
– Esto no puede seguir así, tengo sueño y tengo hambre, quiero esnifar un poco.
En las calles, grandes corrientes de saliva y gente que corre por doquier. Niñas en vestidos de un azul maligno cantan sus canciones de cuna mientras sujetan calabazas podridas y piden limosna a los tuertos únicamente. Hombres, pequeños maricas que caminan hacia atrás buscando su pasado. Una niña con su vestido azul maligno pide limosna a un tuerto y el pobre hombre le entrega su par de ojos, al igual que su vestido, de un azul maligno. En la acera que brilla de suciedad, modelan un par de señoras sus nuevos trajes de baño caros de un color amarillo que grita lastimosamente y se toman fotografías mientras comen caviar y mierda de un par de niños de piel morena y ojos rasgados, finos e hinchados labios amoratados y cabello negro brillante. Centros de confinamiento y hornos gigantescos bajo un cielo gris… olor acre seco.
– Si, salgamos de aquí– Dice entre dientes Trent y caminan apresuradamente hacia la salida.
– Que bueno que llegamos por fin a la puerta, siempre parece infinito el camino hasta aquí – Y luego
pone un poco de polvo en el hueco que se forma en la parte superior de su mano justo-en-donde-empieza-el-pulgar-derecho y respira aliviadamente.
– Al fin… al fin, lo difícil sera la salida…

Escrito por el saurosd como a eso de las... 10:39 p. m.
viernes, abril 30, 2004
Por la Calle

Los hombres estaban sobre los techos de las casas simulando ser esfinges sagradas mientras observaban atentos la puesta del sol. Un joven delgado y con apariencia de hidrocefálico camina por la orilla de un río lleno de cabezas humanas flotantes, un río negro de sangre coagulada, un sonido de estertor maligno que deambula por las calles a sabiendas de que las mujeres impuras rondan cerca. Hombres golpeados por mujeres con muñones ensangrentados y pálidas por el tifo. Un niño que cuelga de una casa de dos aguas con rumor de maleza.
– Esto no puede seguir así, tengo sueño y tengo hambre, quiero esnifar un poco.
En las calles, grandes corrientes de saliva y gente que corre por doquier. Niñas en vestidos de un azul maligno cantan sus canciones de cuna mientras sujetan calabazas podridas y piden limosna a los tuertos únicamente. Hombres, pequeños maricas que caminan hacia atrás buscando su pasado. Una niña con su vestido azul maligno pide limosna a un tuerto y el pobre hombre le entrega su par de ojos, al igual que su vestido, de un azul maligno. En la acera que brilla de suciedad, modelan un par de señoras sus nuevos trajes de baño caros de un color amarillo que grita lastimosamente y se toman fotografías mientras comen caviar y mierda de un par de niños de piel morena y ojos rasgados, finos e hinchados labios amoratados y cabello negro brillante. Centros de confinamiento y hornos gigantescos bajo un cielo gris… olor acre seco.
– Si, salgamos de aquí– Dice entre dientes Trent y caminan apresuradamente hacia la salida.
– Que bueno que llegamos por fin a la puerta, siempre parece infinito el camino hasta aquí – Y luego
pone un poco de polvo en el hueco que se forma en la parte superior de su mano justo-en-donde-empieza-el-pulgar-derecho y respira aliviadamente.
– Al fin… al fin, lo difícil sera la salida…


saurosd 10:39 p. m.

xxx
...
[ Simplemente un desperdicio mas de palabras, en este vasto mundo bloguita ]

name:Ander
location:somewere in Ense-nada, refujiado en la psicodelia y eternamente atrapado en la catarsis: su cuarto
e-m@il:mauroutoftime@hotmail.com
Cuentagotas...